Archivos para 30/05/08

¡Qué verde era mi valle!

Una de las características sobresalientes de los problemas ambientales que enfrentamos durante el presente siglo es su escala global. ¿Por qué? En buena medida debido a que todo el planeta está conectado por un medio de mezclado muy rápido: la atmósfera, cuyos componentes afectamos directa e indirectamente. El cambio global incluye, entonces, varias dimensiones: el cambio climático, las modificaciones atmosféricas, la extinción de especies y el cambio del suelo.

La agricultura es una de las actividades humanas que contribuyen a generar cambios de escala global al modificar el tipo de cobertura y el uso del suelo, como sucede en el noreste de nuestro país donde la expansión agrícola está asociada a la eliminación de bosques nativos. El resultado es un aumento en la cantidad de dióxido de carbono atmosférico.

Asimismo, las evidencias disponibles muestran que las zonas bajo agricultura aumentan las emisiones de gases traza (óxido de nitrógeno, metano) con efecto invernadero.

Pero la agricultura no sólo contribuye, sino que también se ve afectada por estos cambios globales que modifican el régimen de lluvias y provocan el aumento de la temperatura. Esto último altera procesos de desarrollo de los frutales, que necesitan acumular horas de frío para florecer, entre otras cosas dado que también aumentan las pérdidas de agua por transpiración.

Los estudios que pudieran realizarse, basados en modelos de simulación, podrían explorar tanto nuevos manejos agronómicos (por ejemplo con fechas de siembra diferentes), como el desarrollo de nuevos cultivares o híbridos con una sensibilidad diferente a la temperatura como estrategia de mitigación.

Para más información

http://www.uba.ar/encrucijadas/41/sumario/enc41-queverdeeramivalle.php

A la captura del carbono!

Según cuenta el informe sobre Mitigación del cambio climático mediante la captura de carbono, presentado en la Segunda Comunicación Nacional de la Secretaria de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación, se hizo durante el año 2007 una selección de programas potenciales que tienen como finalidad el secuestro de carbono abarcando tres áreas diferentes:

  1. Gestión sustentable de bosques nativos
  2. Forestación y nuevas cuencas forestales
  3. Bioenergía a partir de recursos forestales

La gestión sustentable de bosques nativos implicaría investigación y gestión sustentable de los ecosistemas además del fortalecimiento de los Parques Nacionales. En la totalidad de sus programas, cubriría 18 millones de hectáreas contribuyendo a limitar la deforestación y generando flujos positivos de secuestro por 2 millones de toneladas de carbono al año.

La forestación, por su parte, requiere de investigación y desarrollo de mejoras en especies, en legislación y en tecnología forestal. En consecuencia se ampliaría la superficie forestada en 1.7 millones de hectáreas, alcanzando un secuestro de 11.5 millones de toneladas de carbono anuales.

Por último, la generación de Bioenergía requiere de la promoción y etsrategia sobre biocombustibles, permitiendo la reducción en las emisiones netas de carbono de 540 mil toneladas de carbono anuales, al sustituir combustibles fósiles por madera.



Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.