Posts Tagged 'invernadero'

Metano Ganadero

Las actividades agrícolas y ganaderas contribuyen directamente a la emisión de gases efecto invernadero (GEI), la mayoría de este tipo de emisiones son ocasionadas por la actividad ganadera que, después del sector energético, es la actividad económica más implicada, aportando el 35% de las emisiones totales del país. Conocer esta influencia obliga a comprometernos con la defensa de nuestro planeta.

La producción de metano es parte de los procesos digestivos normales de los animales: durante la digestión, los microorganismos presentes en el aparato digestivo (bacterias metanogénicas) fermentan el alimento consumido por el animal. Entre las especies ganaderas , los rumiantes (bovinos, caprinos, ovinos) son los principales emisores de metano.

En los animales no rumiantes (porcinos, equinos, asnales) la fermentación ocurre en el intestino grueso, que tiene una menor capacidad de producción de metano. Debido a que esta producción es el resultado de procesos digestivos, la cantidad de metano emitida varía con el tipo de animal, su naturaleza, cantidad y digestibilidad de alimento consumido y con el nivel de producción.

El manejo del estiércol del ganado produce emisiones de metano y de oxido nitroso diferentes dependiendo de la dieta de los animales; cuanto mayor contenido energético y digestibilidad posee el alimento, mayor es el potencial de emisión de metano (por ejemplo, los animales en feedlot que mantienen una alimentación muy energética producen el doble de metano que aquellos mantenidos con forrajes de baja concentración energética).

En el sector ganadero, el óxido nitroso producido por el estiercol desde los campos de pastoreo aporta cerca del 43% de las emisiones, el resto, casi en su totalidad, es metano producto de la fermentación entérica en su mayoría proveniente del ganado bovino.

Al considerar las condiciones naturales para la producción ganadera en nuestro país, resulta muy probable que continúe desarrollándose en condiciones extensivas con sus características actuales. Para contribuir entonces a la disminución de emisiones se deberá:

  • Incrementar la velocidad de producción a través del mejoramiento de las pasturas.
  • Implementar procedimientos adecuados de sanidad animal.
  • Mejorar el manejo del rodeo.
  • Crear elementos de promoción de las reducciones de metano.

Basado en:

Estudio de mitigación de emisiones a través de la reducción de las emisiones de metano entérico elaborado por la Secretaria de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación; y en www.inta.gov.ar/ediciones/idia/carne/carneo03.pdf

Anuncios

Más Cerca del Deshielo

Cierto, estamos ante un acontecimiento que llama la atención de todos. A através de los diferentes medios, estamos siguiendo, minuto a minuto, la precoz caída del glaciar Perito Moreno.

Sin dudas un hecho fascinante para todos los habitantes del sur argentino que pueden acercarse a contemplar tan increíble espectáculo, y también para los que estamos un poco más lejos, que aún a pesar de la distancia las imágenes nos llegan, nos emocionan (claro, con un poco de ayuda de la música de los tapes que transmiten por tv) y nos hacen pensar “qué grande es la naturaleza”… tan mágica… tan fuerte… tan maravilla única.

Sin embargo, desde este espacio no podemos omitir la obvia, pero también necesaria pregunta ¿cuánto de la acción nuestra, tiene que ver en el desmoronamiento temprano de este patrimonio de la humanidad?… ¿Es que seguimos con esta compulsión a deteriorar el patrimonio público? Este es el patrimonio de todos, no ME paretenece sino que NOS pertenece y le pertenece también a las generaciones que están por venir.

No nos damos cuenta de cómo es nuestra contribución, pero debiéramos tomar conciencia en algún momento y comenzar por lo que esté a nuestro alcance. Tal y como venimos sosteniendo desde nuestra primera comunicación.

De hecho, de acuerdo a la segunda comunicación Nacional elaborada por la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación, el 71% de las emisiones de gases efecto invernadero (GEI) provienen de las áreas metropolitanas, de las cuales el 61.3% son producidas por el transporte no masivo, es decir autos particulares. Ya tenemos un lugar por donde comenzar.

Nuestra contribución al aumento del efecto invernadero podría mitigarse de algún modo si decidiéramos utilizar con mayor frecuencia el transporte público (aunque resulte sacrificado). El tranvía resulta clave como medio no contaminante, aunque es necesario que vuelva a funcionar cubriendo mayores distancias.

En función de la emisiones de GEI en las rutas nacionales existen algunas medidas de mitigación que podrían resultar favorecedoras como:

  • Cambio de combustible
  • Buenas prácticas de manejo
  • Control de velocidad
  • Cambio modal de camión a ferrocarril (esta última debiera ser analizada con mayor detalle, ya que es esencial, no sólo para la disminución de las emisiones de GEI sino también para el desarrollo económico y social del país).

Si sólo aplicáramos las tres primeras  medidas mencionadas, la reducción de emisiones de GEI sería del orden de las 3 millones de toneladas de CO2 anuales.

Comportamiento Humano

La forma en que las personas percibimos nuestro ambiente y las actitudes y comportamientos que desarrollamos hacia él, dan origen al Cambio Climático (CC).

Las actividades a través de las cuales alteramos el clima se pueden clasificar en dos grupos: las que aumentan la emisión de Gases Efecto Invernadero (GEI) y las que disminuyen su captación natural, principalmente la tala de bosques.

Contribuimos al CC cada vez que utilizamos nuestro auto, encendemos el aire acondicionado, viajamos en avión, etc. Sin olvidar que consumimos productos que provienen de procesos industriales que también producen GEI.

Los ciudadanos no siempre somos conscientes de este problema dado que nos cuesta hacer relaciones entre nuestra forma de vida y el CC. Por otra parte, no basta sólo con buena información para lograr cambios en nuestro modo de actuar. De hecho, en primera instancia, la mayoría de las personas podríamos estar a favor del cuidado del planeta, pero ¿estaríamos dispuestos a hacer esfuerzos personales para reducir la emisión de GEI?, ¿restringir el uso de nuestro auto?, ¿moderar el uso del aire acondicionado?, ¿pagar un precio más alto por un aparato que consume menos energía?, ¿llevar estilos de vida más austeros?, ¿tomarnos el trabajo de separar nuestros residuos para que puedan ser reciclados? En el caso de ser empresarios ¿pagar más impuestos para la implementación de programas de reducción de gases de efecto invernadero?, ¿invertir en tecnologías menos contaminantes, aunque esto disminuya el margen de ganancias?.

Algunas creencias que dificultan nuestro cambio de actitud hacia el cuidado del medioambiente son, por ejemplo: “los científicos ya encontrarán una solución para el problema”, “la naturaleza es lo suficientemente fuerte como para resistir los impactos de la industrialización”, “la industria se reconvertirá a tiempo parar desarrollar tecnología no contaminante”… entre muchas otras.

También algunos de nuestros valores contradicen ciertos comportamientos para la preservación del planeta, vale citar: “el confort de la vida moderna es más importante que el cuidado del planeta”, “tenemos derecho a dominar la naturaleza”, “somos más importantes que el resto de las especies”, “estamos más allá de las leyes de la naturaleza”, “tenemos el derecho de utilizar todos los recursos naturales que podamos”.

Una persona preocupada por el cambio climático puede preguntarse ¿tiene sentido que me esfuerce en tomar actitudes diferentes si el resto no lo hace? Y es aquí donde necesitamos de las políticas ambientales y los programas de gestión ambiental, buscando, a través de campañas y programas participativos, movilizarnos hacia objetivos comunes de respeto ambiental. Por ejemplo: una política pública  tendiente a un transporte más ecológico podría incluir acciones como: regulaciones para el uso individual del auto, buenas ofertas de transporte público, diseño de ciclovías, nuevas modalidades  de organización comunitaria de traslados, y demás ideas.

Hoy el problema del CC ha llegado a un punto en su desarrollo en el que es imposible evitarlo. No sabemos si seremos capaces de controlarlo, desacelerarlo o mitigarlo, pero una cosa está clara: el éxito depende del trabajo en equipo, no sólo para tomar conciencia, sino también para desarrollar actitudes de cuidado ambiental tanto en la agenda pública como en nuestra vida diara.

 


Anuncios

Blog Stats

  • 68,583 hits
febrero 2018
L M X J V S D
« Dic    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728